VIDEOS MARXISTAS, MATERIALISMO HISTORICO, DIALECTICA, SOCIALISMO CIENTÍFICO. FILOSOFÍA MARXISTA
PREGUNTAS AL MATERIALISMO HISTORICO
Hª DE LA DIALECTICA Y LA FILOSOFÍA
IMPERIALISMO, FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO

viernes, 8 de mayo de 2015

La ofensiva de la OTAN global

La Organización del Tratado del Atlántico Norte ya no tiene fronteras. En Europa, después de extenderse sobre 7 países del antiguo Pacto de Varsovia, 3 repúblicas ex soviéticas y 2 de la ex Yugoslavia –destruida mediante la guerra–, la OTAN está absorbiendo Ucrania. Las fuerzas armadas del régimen de Kiev, que desde participan desde hace años en las operaciones de la OTAN en diversas regiones –como los Balcanes, Afganistán, Irak, el Mediterráneo y el Océano Índico–, se integran cada vez más en las acciones que emprende esa alianza militar bajo las órdenes de Estados Unidos. El 24 de abril de 2015 fue firmado un acuerdo que de hecho las inserta en la red de mando, control y comunicación de la OTAN.

Eso sucede en el mismo momento en que el parlamento de Kiev adopta por unanimidad una ley que elogia como «heroico» el pasado nazi de Ucrania y que, mientras ilegaliza el Partido Comunista y clasifica como acto «criminal» toda referencia al comunismo, califica de «combatientes por la independencia de Ucrania» a los nazis que masacraron allí decenas de miles de personas.

En Lituania y Polonia, la OTAN ha desplegado cazabombarderos que «patrullan» los cielos de las repúblicas bálticas, al borde del espacio aéreo ruso. Después haber encabezado la «misión» durante los 4 primeros meses de 2015, Italia se mantendrá implicada allí al menos hasta agosto con 4 cazabombarderos Eurofighter Typhoon.

En Asia Central, «región estratégicamente importante», la OTAN está absorbiendo Georgia, que –ya integrada a sus operaciones– «aspira a convertirse en miembro de la alianza». Por otra parte, sigue «profundizando la cooperación» con Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán para contrarrestar la Unión Económica Euroasiática (que a su vez abarca Rusia, Bielorrusia, Kazajstán, Armenia y, desde mayo, Kirguistán).

La alianza atlántica se mantiene también «profundamente implicada en Afganistán», país que la geografía imperial incluye en el «Atlántico norte», con gran importancia geoestratégica ante Rusia y China, y donde prosigue la guerra de la OTAN mediante el uso de fuerzas especiales, de drones y de cazabombarderos –52 incursiones aéreas sólo en el pasado mes de marzo.

En la parte occidental de Asia, la OTAN prosigue la operación militar secreta contra Siria y prepara otras –Irán sigue estando en la mirilla– lo cual se demuestra con el desplazamiento del LandCom, el mando que dirige todas las fuerzas terrestres de la alianza. Y al mismo tiempo la OTAN refuerza su asociación –ya puesta a prueba durante la «campaña de Libia»– con 4 monarquías del Golfo (Bahréin, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Qatar) así como la cooperación con Arabia Saudita, el reino que –como denuncia Human Rights Watch– sigue masacrando la población yemenita desde el aire con bombas de fragmentación proporcionadas por Estados Unidos.

En el Extremo Oriente, la OTAN ha concluido con Japón un acuerdo estratégico que «amplía y profundiza la larga asociación», al que se suma un acuerdo análogo con Australia, acuerdos que apuntan contra China y Rusia.

Apuntando hacia esos mismos blancos, los principales países de la OTAN (como Italia) participan cada 2 años, en el Océan Pacífico, lo que el mando de la flota de Estados Unidos define como «la maniobra naval más grande del mundo».

En África, después de haber destruido el Estado libio, la OTAN está tratando de reforzar su presencia militar en los países miembros de la Unión Africana, a la que también proporciona «planificación y transporte aeronaval» en el marco estratégico del AfriCom.

En Latinoamérica, la OTAN sostiene un «Acuerdo de Seguridad» con Colombia, país ya comprometido en varios programas militares de la alianza –como la formación de fuerzas especiales– y que puede convertirse rápidamente en un nuevo socio.

Y no habrá de qué sorprendernos si uno de estos días, quizás no muy lejano, Italia envía sus cazabombarderos a «patrullar» los cielos de Colombia en el marco de una «misión» de la OTAN contra Venezuela.

0 comentarios:

Publicar un comentario