VIDEOS MARXISTAS, MATERIALISMO HISTORICO, DIALECTICA, SOCIALISMO CIENTÍFICO. FILOSOFÍA MARXISTA
PREGUNTAS AL MATERIALISMO HISTORICO
Hª DE LA DIALECTICA Y LA FILOSOFÍA
IMPERIALISMO, FASE SUPERIOR DEL CAPITALISMO

martes, 29 de julio de 2014

El gobierno sionista israelita se ceba en el genocidio contra Palestina


Para la dirigencia del oficialismo israelí, dejar caer más de mil 500 toneladas de explosivos en una "cárcel a cielo abierto" de la mitad del tamaño de la ciudad de Nueva York en dos semanas, constituye una "moderación inimaginable".
Así como la agresión sobre Gaza entra en su tercera semana y la cantidad de víctimas civiles continúa en ascenso implacablemente, el embajador de Israel en los Estados Unidos, Ron Dermes, tuvo algunas cálidas palabras para las tropas de su país. Mientras dirigía la gala anual del grupo de presión cristiano-sionista más grande de Estados Unidos, los fundamentalistas evangélicos de la Unidad Cristiana para Israel, Dermer elogió a las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés) por su "moderación inimaginable".
"Algunos están vergonzosamente acusando a Israel de genocidio y nos ponen en el banquillo por crímenes de guerra. Pero la verdad es que a las Fuerzas de Defensa de Israel deberían otorgarles el Premio Nobel de la Paz (...) por combatir con una moderación inimaginable. Algún día, cuando los enemigos de Israel sean derrotados y los moralistas idiotas sean silenciados, la gente mirará hacia atrás y se maravillará de cómo la nación más amenazada en la tierra nunca perdió su compostura y siempre mantuvo sus principios".
Tomemos un segundo para digerir esta declaración.
Aparentemente, para la dirigencia del oficialismo israelí, dejar caer más de mil 500 toneladas de explosivos en una "cárcel a cielo abierto" de la mitad del tamaño de la ciudad de Nueva York en dos semanas, constituye una "moderación inimaginable". El asesinato de más de 630 palestinos, tres cuartas partes de ellos civiles y un tercio correspondiente a niños, constituye claramente una moderación inimaginable. Destruir unos 18 centros de salud y 85 escuelas no puede ser confundido con otra cosa que con una moderación inimaginable.
Asesinar a dos mujeres con discapacidad al bombardear una casa que las alberga es moderación inimaginable.
De hecho, la moderación de Israel ha sido tan minuciosamente inimaginable que, en palabras de un doctor noruego presente en los acontecimientos, ha arrastrado "lagos de sangre" a los hospitales en Gaza -parecido al momento cuando los cuerpos de 27 integrantes de una misma familia fueron ingresados luego que una bomba israelí cayera en su hogar mientras disfrutraban de la tradicional celebración del Ramadán. Claro, rebajar a todo un barrio hasta sus cimientos y atacar las ambulancias que tratan de evacuar a los heridos -matando a los paramédicos dentro de ellas- es una señal reveladora de moderación inimaginable.
¿Qué tal los francotiradores del IDF quienes apuntan a civiles desarmados mientras se encuentran en la búsqueda de familiares sobrevivientes en sus hogares bombardeados, disparándoles valientemente mientras yacen heridos y eventualmente inmóviles en el suelo? Estos héroes israelíes seguramente deben ser elogiados con los más altos honores por la moderación inimaginable que muestran al halar repetidamente el gatillo en sus víctimas indefensas. Demonios, con padres forzados a recoger diversas partes corporales de sus hijos desmembrados en bolsas plásticas de compra, los habitantes de Gaza deberían estar absolutamente aliviados por -y verdaderamente agradecidos- la moderación inimaginable que ha mostrado Israel hasta ahora.
Con más de 100 mil palestinos huyendo de sus hogares en absoluto horror, Gaza se mantiene bajo un total bloqueo aéreo, naval y terrestre, y el bombardeo de Israel a un refugio de la ONU dentro de una escuela, no puede dejar absolutamente alguna duda. El ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, estaba completamente acertado cuando elogió al IDF como "el Ejército más humano y valiente del mundo". Después de todo, ¿que otro Ejército usa tanques para desaparecer a bebés de cinco meses, barcos armados para exterminar a niños que jugaban balonpié en la playa, o aviones no tripulados para asesinar a mujeres y niños desde los cielos? Tan humano. Tan valiente.
Pero claro, si esto no es razón suficiente para galardonar el año próximo al IDF con el Premio Nobel de la Paz, entonces ¡el asesinato de miembros de la prensa seguramente debe ser una! Sería difícil imaginarse al Comité noruego del Nobel no ser influenciado por dos balas cuidadosamente ubicadas, que atravesaron el 10mo piso de las oficinas de Al Jazeera, un día después que Lieberman instó a que se prohibiera la estación por transmitir reportes desde los lugares de los hechos sobre las inimaginables consecuencias de la moderación inimaginable de Israel sobre la vida de palestinos comunes.
El sistema político israelí, también, ha estado mostrando una moderación inimaginable frente a la provocación palestina, que hasta ahora ha cobrado la vida de dos civiles israelíes -repito: dos civiles israelíes-, uno de ellos muerto por paro cardíaco. La integrante del Knesset (parlamento israelí) Ayelet Shaked, desplegó moderación inimaginable cuando llamó al asesinato de madres palestinas que daban a luz a "pequeñas serpientes", mientras el vocero de los diputados, Moshe Feiglin, mostró moderación inimaginable cuando urgió al primer ministro Netanyahu a cortar la electricidad a los pacientes que reciben diálisis en Gaza y cuando hizo un llamado a la completa ocupación y anexión de la Franja de Gaza, además de la expulsión de los habitantes palestinos.
Afortunadamente, la encantadora ofensiva del gobierno a nivel internacional ha dado sus frutos, y la sociedad israelí parece haber tomado el ejemplo de la moderación inimaginable exhibida por sus tropas y sus líderes. Cuando el joven de 17 años Mohammed Abu Khdeir fue secuestrado, lanzado a la parte de atrás de un carro, arrastrado hacia un bosque, golpeado repetidamente y pateado en la cabeza, forzado a beber petróleo y eventualmente quemado hasta la muerte, los ciudadanos israelíes mostraron una moderación similar a sus soldados y políticos -así como hicieron cuando corrieron a través de las calles de Jerusalem y Tel Aviv gritando "¡Muerte a los Árabes!" y buscaron de manera aleatoria a ciudadanos árabe-israelíes para lincharlos o asesinarlos, Israel nunca perdió la compostura.
Aquellos que cada noche se reúnen en sillas de acampar al pie de la colina cerca de Sderot, aplaudiendo y celebrando cada vez que una explosión sacude otro bloque de apartamentos en Gaza, no debe olvidarse, también mostraron moderación inimaginable al aplaudir las muertes de civiles inocentes. Tan valientes. Tan humanos. Como los verdaderos patriotas que golpearon a personas que se manifestaban en pro de la paz en Tel Aviv y Haifa: ¿desplegaron o no gran moderación en dirimir sus diferencias políticas de manera tan democrática? Ellos debieron haber aprendido algo del vocero de los diputados Feiglin, quien anteriormente expulsó a tres representantes árabes del Knesset por atreverse a cuestionar la moderación inimaginable del IDF.
¿Cómo se atreven a criticar a los héroes de Israel!? ¿Acaso el Estado judío no ha demostrado bastante moderación hasta ahora? Y qué tal la Policía, ¡no mostraron moderación inimaginable cuando golpearon salvajemente a Mohammed Abu Khdeir, el joven de 15 años y primo de Tariq, un ciudadano estadounidense en visita familiar a Jerusalem, así como también son acusados por la ONU de torturar a niños palestinos prisioneros y usarlos como escudos humanos? Las cifras de activistas árabes en pro de la paz arrestados y decenas de menores por participar en (o simplemente estar parado muy cerca) protestas contra la guerra y contra la brutalidad debe calificar seguramente como moderación inimaginable también.
¿Qué tal sobre los sabios líderes religiosos que han sido tan ejemplares en su demostración de moderación? Como el rabino Bnei Akiva, secretario general del Movimiento Mundial Juvenil, quien llamó al Gobierno a convertir al IDF en un "Ejército de vengadores que no se detendrían en 300 prepucios filisteros". O Dov Lior, jefe rabino en Hebrón, quien acaba de publicar una resolución Halakhic (normas religiosas judías) que establece como totalmente aceptable para los israelíes castigar a la población civil en Gaza de cualquier manera posible, incluyendo "bombardear toda el área (...) para exterminar al enemigo", dado el permiso explícito del ministro de Defensa de "instruir incluso la destrucción de Gaza". ¿Una solución final al cuestionamiento árabe? Israel siempre mantiene sus valores.
La comunidad académica también a jugado un rol ejemplarmente similar durante el conflicto. Días atrás, el Dr. Mordechai Kedar, reputado experto israelí en literatura árabe y la cultura palestina, ofreció algunas percepciones básicas -claramente obtenidas de una larga y distinguida carrera de serias investigaciones académicas -sobre cómo mostrar moderación frente al terror islámico: "La única cosa que puede disuadir a los terroristas", afirmó el profesor en un programa de radio israelí, "es el conocimiento de que su hermana o madre serán violadas sexualmente". Promoviendo la violación sexual como un arma de guerra - ¿si eso no logra alcanzar el Premio Nobel de la Paz, entonces que será?
Ahora, con su fanatismo sediento de sangre en total despliegue a la vista de todo el mundo, cualquier observador razonable y bien informado deberá acabar arracándose la cabeza: si así es que se ve la "moderación inimaginable" para los funcionarios israelíes, ¿qué tipo de horroríficas atrocidades serán capaces de desencadenar si las pasiones racistas de ese país son libremente desplegadas...? El solo hecho de pensarlo nos hace estremecer. Los Estados Unidos y Europa necesitan de manera urgente detener al monstruo que crearon -antes de que sea demasiado tarde.

0 comentarios:

Publicar un comentario